miércoles, 25 de abril de 2012

BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE


BARTLEBY, el escribiente de Herman Melville
Traducción de Jorge Luis Borges





El sábado 28 de abril se estrena la obra de Herman Melville “Bartleby, el escribiente” con traducción del mismo Jorge Luis Borges que hizo en 1944, adaptada actualmente y dirigida por Andrés Chan. Se la podrá ver en el Teatro La Fabula, Agüero 444.
Esta obra es renombrada como antecedente del existencialismo y precursora del teatro de absurdo. Es una pieza que nos deja pensando, hasta mucho después de abandonar la sala de teatro, sobre su contenido y su personaje principal.
Bartleby es contratado por un abogado para realizar trabajos de copista. Al principio, realiza su trabajo de manera inobjetable. Pero Bartleby es misterioso, capaz de provocar tanto entusiasmo como malestar en el espectador frente a lo que sucede en el escenario. 
Las palabras "pálidamente pulcro, lamentablemente decente, incurablemente desolado" nos permiten imaginar una vida que solo será revelada al final del relato. El abogado que lo contrata para hacer trabajo administrativo no sabe como mirarlo, como tratarlo; sin embargo, es más fuerte lo que Bartleby provoca en el que no encuentra salida a su laberinto burocratico. 
Posteriormente, el doctor descubre que su empleado jamas abandona la oficina y que esta viviendo en ella. Luego, Bartleby se niega a seguir trabajando. Y a pesar de hacer todo lo posible para que se vaya de alli, el doctor no encuentra manera de sacarlo, asi que decide mudarse de oficina. 
Según el director Andrés Chan, “Bartleby es un hombre singular, un original. Un ser del  preferiría no hacerlo,  no rehúsa pero tampoco acepta. No hay futuro ni pasado en sus respuestas, hay pura preferencia presente”. 
Las actuaciones son destacadas, principalmente la de German Pierotti como Bartleby. Es difícil crear un estado de perpetua seriedad y un estado de animo inquebrantable como lo hace èl. Por otro lado, al abogado le haría falta un poco de fuerza en su habla, si es lo que se quiere lograr. 
Sin duda podría dársele diversos sentidos a la vida de Bartleby. Múltiples razones a sus silencios y a sus preferencias especiales. También sin duda es lo rico de esta obra, porque deja al espectador preguntando y preguntándose a si mismo sobre sí mismo.





Publicar un comentario