domingo, 15 de abril de 2012

BAFICI 2012 – STATELESS THINGS de Kim Kyung-Mook



Foucault decía que la violencia no solo existe de forma física. Hay violencia en múltiples ámbitos y formas, y Stateless Things es una muestra de ello.
No solo por el intento de abuso que recibe la protagonista de parte de su jefe, o la golpiza hacia su compañero Jun de parte de la misma persona, sino también porque se cristaliza en cada escena la violencia hacia el desplazado, el inmigrante, el stateless del título.
Además se hacen presentes el sin lugar adonde ir, sin nadie a quien acudir en caso de problemas, o hasta la falta de un amigo o familiar a quien contarle como estuvo el día. La violencia está también en las relaciones laborales ya globalizadas hace años y de las que parece no haber escapatoria para muchos que se ven obligados a tenerlas en la precariedad.
Además lo que se nos hace normal, natural, es vernos a nosotros mismos como partes integrantes de una sociedad que trabaja, produce, consume, ahorra, gana, pero no nos muestran que los excluidos no solo son personas como cualquiera que se cayeron del sistema. Algunos nunca tuvieron oportunidad de entrar en el. Que decir entonces de aquellos que por fuerza mayor o problemas específicos  ven la salida en mantenerse con vida en otra ciudad, en otro país que el que no sea el de origen.
Otra historia se mezcla con la primera. Es la de un joven que vive de un hombre casado en un departamento lujoso, con vista privilegiada a una Seúl actual. Hyeon parece encontrar sentido en su vida escribiendo alguna que otra aventura con hombres maduros por plata. 

Así también, su protector se ve amenazado por el miedo a perderlo, a que su protegido se canse de él y lo deje. Estos miedos, ¿son típicos de una relación de amor o son característicos de una relación basada en la posesión de una cosa?
Sin duda, esta película será una de las recordadas de este Bafici. No solo por la crudeza del tema, sino también porque pone en juego unas relaciones de poder que naturalizamos todos los días de nuestras vidas. Aunque, al mismo tiempo, sean ellas difíciles de escapar.
Todavía quedan dos funciones para ir a verla. Se las recomiendo! 





Publicar un comentario