lunes, 15 de julio de 2013

VICTOR O LOS NIÑOS AL PODER, dirigida por Lorenzo Quinteros



Ficha Técnico Artística:

Elenco: Eduardo Calvo, Alejo García Pinto, Carolina Adamovsky, Daniela Catz, Jorge Paccini, Romina Moretto, Hilario Quinteros, Gabriel Lima y Julia Tapia.
Asistente de Dirección: Charly Di Gerónimo, Julieta Biagioni
Diseño de iluminación: Claudio Del Bianco
Asistente de iluminación: Verónica Lanza
Escenografía y vestuario: Víctor
Realizador de escenografía: Mauro Petrillo        
Producción ejecutiva: Charly Di Gerónimo, Julieta Biagioni, Romina Moretto
Música original: Eduardo Felenbok
Maquillaje: Silvina Roccisano
Fotografía: Sol Janik
Diseño Gráfico: Oxígeno Gráfico de E. Lanfranchi
Agradecimientos: Julio Suarez, Federico Ransenberg, Pablo Silva
Prensa: Octavia Comunicación www.octaviacultura.com.ar
Dirección: Lorenzo Quinteros


El sábado 13 de julio de 2013 se estreno en el Centro Cultural de la Cooperación la obra “Víctor o los niños al poder” escrita por Roger Vitrac en 1928 y dirigida ahora por el reconocido Lorenzo Quinteros.
La obra es una muestra importante del surrealismo francés de principio del siglo XX, donde se critica fuertemente a la burguesía de la época por su carácter clasificador y determinista de ciertos elementos de la vida moderna.
Víctor es el niño protagonista, encarnado por Eduardo Calvo, sumamente inteligente, prodigiosamente inteligente, quien articula los hechos en función de su pensamiento y de cómo deben ser las cosas, según su visión. Acompañan a Calvo en el elenco: Julia Tapìa, Daniela Catz, Alejo García Pintos, Carolina Adamovsky, Romina Moretto, Hilario Quinteros, Jorge Paccini y Gabriel Lima.
Sin dudas, Eduardo Calvo hace un excelente trabajo en el escenario, su gracia es natural y su vocalización perfecta, lo que permite que entendamos cada una de sus palabras sin mayor esfuerzo. Lo encuentro adecuado a su personaje y arremetido en la piel de ese niño perverso que articula sus mañas en detrimento de los que lo rodean.
Aunque la obra no es larga, una hora cuarenta, algunas actuaciones pierden fuerza y tienden a reconocerse para la humorada. Claro que, esta obra plantea una especie de absurdo como salida y visión de la época, pero en mi opinión, el dramatismo no debe dejar de ser un elemento contundente para abordar la crítica. Aun así, todos los personajes están en su posición y se llevan los aplausos merecidos.
A menudo es recurrente la pregunta de por qué hacer una obra de hace un siglo en la actualidad. Al respecto Lorenzo Quinteros comenta que “a pesar de sus imperfecciones y desequilibrios, Víctor o los niños al poder es una de las cimas del teatro surrealista” y que en ella “ve imprescindible retomar la teatralidad surrealista como manifestación vigente de la actualidad”.
A mi entender, lo que esta obra nos marca es que los tiempos definitivamente han cambiado y que las dualidades del ser o no ser se han desvanecido en el correr de la historia. Los niños de hoy en dia poseen otros elementos a la mano que les dan ventaja con respecto al crecimiento mental frente a los padres. Y quizás, los padres de hoy sepan encontrar en el absurdo de esta obra una salida a los nuevos problemas que se les plantea.

https://www.facebook.com/victorolosninosalpoder

Centro Cultural de la Cooperacion
Publicar un comentario