domingo, 5 de mayo de 2013

CORTINA DE ABALORIOS de Ricardo Monti – Dirección: María Moggia




Ficha Técnica:

Actúan: Karina Elsztein, Luciano Ledesma, Ezequiel Rodríguez Pose, Elías Córdoba.
Vestuario y Escenografía: María Sole y Mery Black
Diseño de iluminación: Tadeo Pettinari
Música en Vivo: Daniel Soruco
Diseño Gráfico e Imágenes: Marco Ferraro
Asistente de dirección: Sofía López
Producción General: La Mar en Coche
Producción Ejecutiva: Milena Láinez
Dirección y Puesta: María Moggia
Prensa:  www.octaviacultura.com.ar


Cortina de Abalorios es una obra metafórica, referida a una parte de la historia argentina, escrita en momentos de censura y represión en 1981 para Teatro Abierto. Por eso mismo, la obra nos lleva a imaginar una acción posible, una negociación de intereses, donde los que se llevan los beneficios no son las mayorías. Típica política, si se quiere.
Ya estamos acostumbrados, en la Argentina, a los juegos de los que están en funciones públicas y a sus transas con los poderes del momento. En este caso, Cortina de Abalorios nos recuerda al momento de “Argentina granero del mundo”, tiempos en los que el empobrecimiento de las clases bajas estaba disfrazado del progreso civilizatorio de las ciudades, el tendido de vías ferroviarias y las exportaciones desmedidas de riquezas nacionales.
Los personajes son típicos: Mama, que representa la carne argentina (aunque también se le podría encontrar un sentido de sistemático uso violatorio y usurero de la tierra y las riquezas naturales); Pezuela, el típico productor de campo; Popham, el empresario inglés; y el Mozo, representación de la clase trabajadora, sin voz posible en todo este juego.
Sin duda, lo más destacable de las actuaciones es la de Elías Córdoba como Mozo, que con su trabajo facial hace reír mucho más de lo esperado de un personaje de sus características.
La obra, escrita por Ricardo Monti, no pertenece al teatro clásico. Su argumentación es casi ausente, la causalidad no se aprecia, por lo que es una obra diferente y requiere del trabajo personal de cada espectador. Esto la hace interesante.
En ese sentido, a veces la mejor guía para distinguir cada momento en la obra es la iluminación, lo que en esta puesta no está bien definida y por momentos ausente.
Sin embargo, la obra es disfrutable y llevadera, las actuaciones son buenas y el teatro brinda una copita de vino en la entrada.
Cortina de Abalorios se presenta los viernes a las 23 hs en el Espacio Cultural Pata de  Ganso, Zelaya 3122, Capital Federal.



Publicar un comentario